Continúa el juicio al abogado acusado de matar a su esposa en 2016 en Ezeiza

 

Está acusado de “homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y falsa denuncia”.

El juicio que se le sigue al abogado Rubén Carrazzone como acusado del femicidio de su esposa, Stella Maris Sequeira, quien desapareció en diciembre de 2016 de su casa del partido bonaerense de Ezeiza, continuará hoy con la declaración del acusado y de la hija de la víctima, informaron fuentes judiciales.

Carrazzone seguirá con su declaración indagatoria, iniciada la audiencia anterior -realizada el 31 de marzo último-, cuando aseguró que “jamás” fue violento con su esposa.

No haría absolutamente nada en contra de mi mujer. Yo para ella sólo tengo agradecimiento, la adoro. Fue ella quien me hizo progresar mucho como abogado y como persona”, dijo el imputado ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de La Plata, a cargo del debate, al que llegó acusado de “homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y falsa denuncia”.

Vestido con un traje negro y corbata gris, el letrado declaró durante poco más de una hora hasta que el tribunal dispuso pasar a un cuarto intermedio hasta hoy a las 10, cuando continuará con su exposición.

Además, para esta jornada está previsto que declare la hija de Sequeira, Solange Ponzo, quien actúa como particular damnificada en la causa bajo el patrocinio de la abogada Raquel Hermida Leyenda.

Ambas fueron calificadas como “inmorales” y “mentirosos” por Carrazzone (66) al momento de la indagatoria, cuando dijo que la abogada le “ha pedido a testigos que mientan” y aseguró que la relación de Ponzo con su madre era “pésima”.

El abogado llegó preso al debate en el que afronta cargos por los que podría ser condenado a prisión perpetua por el femicidio de su mujer, a pesar de que nunca se halló el cuerpo.

El caso

Sequeira, quien convivía desde hacía 13 años con Carrazzone, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza.

El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, para la pesquisa se trató de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio.

Si bien Carrazzone siempre negó hechos de violencia contra su mujer, para los investigadores existen elementos suficientes para acreditar que el abogado la golpeaba.

Una testigo que declaró en la causa relató que el día previo a su desaparición, la víctima le había contado que iba a separarse del letrado y que éste se tendría que ir de su casa “con un bolsito”, como había llegado hacía muchos años.